Guía de primeros auxilios en caso de un accidente de tránsito

E-mail
firstaid1

Saber prestar primeros auxilios durante un accidente puede ser una acción que marque la diferencia entre la vida y la muerte. Por eso en Tu Auto Seguro entregamos esta guía para saber qué hacer en caso de un paro respiratorio, fractura cervical o heridas graves.

Lamentablemente, cada año la celebración de las fiestas patrias está acompañada de accidentes de tránsito. Aunque, obviamente, hay que tratar de evitarlos, en caso de que ocurran es necesario conocer los primeros auxilios que se deben realizar para evitar consecuencias fatales. Aquí te enseñamos qué hacer si:

  • La persona no respira

Para saberlo, hay que acercarse a su nariz y fijarse en el movimiento del abdomen. Si efectivamente no lo está haciendo hay que realizar respiración artificial. Esto se hace poniendo al accidentado boca arriba y elevando su mandíbula. Luego se le tapa la nariz y se efectúan soplidos dentro de la boca. Si se trata de un adulto son diez ventilaciones por minuto, cada 6 segundos; en el caso de un niño, 15 por minuto, cada cuatro o cinco segundos; y si es un recién nacido deben ser 20 por minuto. Si esto no da resultado hay que repetir el proceso.

  • Sufre un paro cardio-respiratorio

Cuando la persona no respira y además no tiene signos de pulso será necesario hacer una reanimación cardio-pulmonar. Antes de enseñarte cómo hacerla es importante que sepas detectar el pulso de una persona.

Tienes que buscar una arteria superficial, que esté a la vista y luego presionarla suavemente, empleando los dedos índice, medio y anular, y no usar el pulgar porque allí vamos a sentir también nuestro propio pulso. Se puede tomar en varios sitios pero los más comunes son sobre la arteria carótida en el cuello, por ser el más notorio o el pulso radial sobre la muñeca por ser el más accesible (para hallar la arteria carótida pon los dedos sobre la nuez de Adán y luego deslízalos apenas hacia el costado uno o dos centímetros).

Si entonces, haciendo esto detectamos que no lo hay, se debe comenzar con la estimulación rítmica y manual del corazón para que la sangre siga circulando, mientras mantenemos la oxigenación a los pulmones con la respiración artificial. Para ello debes realizar compresiones fuertes con las dos manos y a la altura del corazón, hundiendo el esternón de tres a cinco centímetros de profundidad.  Se deben hacer 15 compresiones torácicas seguidas de dos respiraciones.

  • Tiene una fractura cervical

Si la persona está en una postura fuera de lo normal es muy probable que se haya dañado la espina dorsal. En este caso, es muy importante no mover al herido, y si es motorista, no sacarle el casco, y llamar a los servicios de urgencia para que lo vengan a buscar.

Ahora, si sabemos que estos servicios no llegarán en un tiempo prudente y se hace necesario trasladar al herido, éste deben realizarlo tres personas mínimo, dos al lado izquierdo y una al derecho, simulando una camilla.

El vehículo tiene que ser lo más grande posible, que le permita al herido ir acostado y correctamente sujeto.

  • Sufre de hemorragia grave

Cuando la persona está herida y sangra mucho hay que presionar durante 10 a 15 minutos directamente con la mano o el puño utilizando una gasa. Si ésta se empapa, poner una gasa nueva encima de la que ya estábamos utilizando. Lo ideal es mantener la zona herida elevada.

En caso de una amputación se debe realizar un torniquete.

Si en cambio, la hemorragia es interna (lo notamos si la sangre sale por la boca, el oído o la nariz), nunca se debe taponear el orificio. No se debe mover al herido y se controlar las funciones vitales, la pérdida de consciencia o la aparición de vómitos. Llamar a los servicios de urgencia de inmediato.

Fuente: http://www.motor.mapfre.com

Escrito por: admin

Artículos relacionados



Comenta este artículo

Para comentar este artículo conéctate con tu red social favorita o regístrate con tu cuenta de correo electrónico.