Malos hábitos al conducir, ¿cómo superarlos?

E-mail
los-malos-habitos-al-volante

Con el creciente número de conductores y parque automotriz, manejar se volvió tan cotidiano que es un hecho que el conductor adquiera hábitos que no contribuyen a la seguridad, por lo que contactamos a dos especialistas que nos explican cómo evitar actitudes desfavorables al volante.

Causas de accidentes en Chile

Conaset

De acuerdo al último informe trimestral de la Conaset, de 14.282 accidentes de tránsito, 6.648 se debieron a imprudencias por parte de los conductores, cifra que supera a la de 2011.

Es vital entonces, que se solucionen los malos hábitos al volante para que esa cifra disminuya.

Hace poco te mostramos los resultados del estudio hecho por el Automóvil Club de Chile, que entregó una radiografía de los conductores chilenos y determinó ciertos males que estos sufren, como la imprudencia, arrogancia y prepotencia.

Es lógico entonces, que esas actitudes deriven en malos hábitos como hablar por teléfono, tener el vehículo desordenado o desestimar las señales de tránsito, entre otras situaciones que ponen en riesgo a quienes viajan en auto. Y es que manejar se ha vuelto una actividad tan cotidiana, que las personas son propensas a caer en estas problemáticas.

Es por eso que en esta ocasión, TuAutoSeguro.cl te muestra las razones detrás de esos malos hábitos y cómo solucionarlos. Para ello, nos contactamos con la psicóloga de la Mutual de Seguridad, Dra. Carmen Pinto, y el médico psiquiatra del Centro Nevería, Dr. Gonzalo Acuña, quienes nos dieron consejos para lograr una conducción más segura.

Carmen Pinto explicó que un mal hábito al volante puede ser consecuencia de conductas ligadas a la personalidad de cada individuo, mientras que Gonzalo Acuña agregó: “el estrés puede alterar la capacidad de conducción, de modo que las personas pueden hacer malas maniobras o tomar malas decisiones. Se asocia a mayor predisposición al consumo de tabaco, alcohol y drogas y estos dos últimos alteran el manejo”.

“El conductor actuará en relación a lo aprendido y experimentado en su vida. Las personas impulsivas, por ejemplo, demuestran menor grado de ansiedad frente a cometer errores, relacionándose a conseguir una respuesta más rápida, por lo que esto puede llevar a protagonizar accidentes o imprevistos”, explicó Pinto.

Entonces, ¿qué se puede hacer para solucionar estos problemas? ¿Es necesario dejar de manejar por un tiempo?

Carmen Pinto respondió: “la mejor forma de cambiar un mal hábito al volante comienza por el darse cuenta de esto. Tener claro que se debe conducir siempre a la defensiva por la repercusión que pueden tener los actos de uno”, lo que Gonzalo Acuña complementó: “es importante darse un descanso y no andar tan apurado. Si alguien se siente muy deprimido, angustiado o preocupado, tal vez sea mejor que no maneje”.

“Sería ideal que dentro de los exámenes de conducir se realizaran test psicológicos para identificar y dar cuenta de características de la personalidad que pueden atentar en contra de sí mismo, peatones u otros conductores”, estimó la especialista de la Mutual de Seguridad, aunque el Dr. Acuña aclaró: “no existen exámenes psicológicos que permitan predecir la habilidad de las personas para conducir”.

Escrito por: admin

Artículos relacionados



Comenta este artículo

Para comentar este artículo conéctate con tu red social favorita o regístrate con tu cuenta de correo electrónico.