Calefacción y enfermedades respiratorias: debes poner atención

destacado

22 may, 2013

E-mail

Con la llegada del frío, el uso de la calefacción aumenta en los automóviles, sobre todo si trasladamos a los niños. Para cuidar su salud y evitar que nuestro vehículo sea un foco de contagio de patologías respiratorias, sigue las recomendaciones que te entregamos.

Parece la solución más óptima para proteger a los más chicos de las bajas temperaturas del invierno. Subirlos al auto y prender la calefacción para que viajen calentitos y cómodos al colegio, de vuelta a casa o a cualquier otra parte. Sin embargo, si el sistema que provee el aire caliente no se encuentra funcionando en óptimas condiciones, más puede representar un problema que un alivio, atacando especialmente la salud de nuestros hijos.

Los especialistas aconsejan realizar un mantenimiento periódico de este sistema, a lo menos una vez al año. A lo anterior, se suma la necesidad de usar el refrigerante más adecuado y revisar el sistema de refrigeración del motor, electro ventiladores y toda la parte eléctrica o electrónica, de manera de hacer más eficiente su funcionamiento. Recuerda que el líquido refrigerante debe cambiarse a los 100.000 kilómetros en los autos de última generación y con mayor frecuencia en los más antiguos.

¿Qué podría indicarnos si cada vez que se enciende la calefacción sale un olor desagradable? Probablemente, que es necesario efectuar una limpieza de este sistema, pues si está emitiendo emanaciones desagradables, es muy probable que se haya convertido en caldo de cultivo de bacterias y hongos.

Este aire contaminado es nocivo para la salud de los niños, pero también para los adultos, ya que pueden ser el origen de patologías respiratorias o agravar las ya existentes. Por eso, si este problema está afectando a tu vehículo, es necesario que recurras al taller mecánico de confianza o al recomendado por tu marca para realizar una revisión y limpieza exhaustiva de los filtros.

Los especialistas aconsejan no exagerar con la temperatura dentro de vehículo, sobre todo si consideramos que los cambios bruscos de temperatura favorecen las enfermedades. En ese sentido es relevante que:

  • Minutos antes de llegar a tu destino, apaga la calefacción. Así evitarás que los niños pasen de un ambiente demasiado cálido al frío exterior.
  • Si tu calefacción emite un olor extraño, asociado a humedad, es preferible que no la uses hasta que la revisen en el taller. De lo contrario, estarás esparciendo hongos y otros organismos, como bacterias.
  • Al igual como lo haces con tu casa, debes ventilar tu auto. Por ejemplo, dejar los vidrios algo abiertos durante la noche.
  • Si tus niños ya están resfriados, es recomendable que limpies  las manillas de las puertas del auto y las sillas de viaje con toallitas desinfectantes.
  • Finalmente, no olvides que si fumas dentro de tu auto estarás sumando un contaminante más que favorece o agrava las enfermedades respiratorias al irritar el aparato respiratorio, además de alterar los mecanismos normales de defensa del pulmón y aumentar las secreciones.

¿Sientes que viajas realmente seguro? La mejor manera de sentirse protegido es contar con un seguro que te acompañe a todas partes. Encuéntralo en www.consorcionline.cl

Escrito por: admin

Artículos relacionados



Comenta este artículo

Para comentar este artículo conéctate con tu red social favorita o regístrate con tu cuenta de correo electrónico.