Despejando cinco mitos sobre los automóviles

destacado

10 jun, 2013

E-mail

Son muchos los mitos que giran en torno a nuestros autos. De ellos, escogimos algunos que son bastante populares entre los conductores y te detallamos qué tan de cierto tienen.

La televisión, los amigos, la familia, Internet. Las fuentes que nos proporcionan información sobre los vehículos son muchas y variadas. Pero, ¿cuáles son reales y cuáles sólo una idea errónea? Acá compartimos contigo algunos mitos comunes:

  • Mito 1: Los autos explotan al chocar

En las películas los vehículos chocan entre ellos o contra una pared y explotan inevitablemente. Pero esto no es real. Aunque la bencina es bastante volátil, no explota cuando se produce un choque. Más bien es posible que al romperse el estanque se derrame el combustible y éste se inflame en caso de que se produzca una chispa. La actual tecnología de los autos hace que sea imposible, gracias a sistemas de seguridad en el tanque o dispositivos que cortan la corriente de un auto al chocar para así evitar chispas que puedan prender el combustible.

  • Mito 2: Entre más grande el auto, más seguro.

El tamaño no lo es todo. Hay quienes tienen un falso sentimiento de seguridad porque su auto es grande y eso los lleva a transitar en ocasiones a alta velocidad y en forma distraída exponiéndose a accidentes. Recuerda que lo relevante es que el auto absorba el impacto por las zonas de deformación de la carrocería, destruyéndose, pero salvando la vida de los pasajeros.

  • Mito 3: La bencina de mayor octanaje es siempre la mejor.

Hay conductores que piensan que el mayor octanaje del combustible es sinónimo de mayor potencia, lo que es falso. El valor de octano del combustible no tiene ninguna relación con la potencia, un aspecto a considerar cuando pensemos si realmente vale la pena comprar la gasolina más cara, dado que la única diferencia entre la gasolina premium y la normal es que la primera soporta mayor compresión antes de explotar.

  • Mito 4: La mejor forma de comprobar la presión de los neumáticos es pateándolos.

Según se afirma, darle patadas a las ruedas permitirá al conductor establecer claramente si les falta o no aire. Esto se determina cuando el pie rebota tras el golpe. Nada más falso. La manera más fidedigna de determinar la presión de aire de los neumáticos es usando un manómetro, instrumento que puedes adquirir, o bien acercarte a una estación de servicio y usar el que está disponible.

  • Mito 5: Manejar con las ventanas abiertas es más económico que usar el aire acondicionado.

Conducir con los vidrios abajo produce un incremento en el consumo de combustible en torno al 5% si comparamos al auto en movimiento, pero con las ventanas cerradas. Sin embargo, aunque el uso del aire acondicionado incrementa el gasto de combustible en un 7% (superior a llevar los vidrios abajo), se reduce el nivel de ruido y aumenta la seguridad para los ocupantes del auto.

Poseer un buen seguro es el respaldo que necesitas para manejar tranquilo y eso no es un mito. Encuentra el mejor en www.consorcionline.cl

Escrito por: admin

Artículos relacionados



Comenta este artículo

Para comentar este artículo conéctate con tu red social favorita o regístrate con tu cuenta de correo electrónico.