Chilenos abusan de la bocina de los vehículos

E-mail
iStock_000008963338Small

Más que un mecanismo para evitar accidentes, se ha vuelto una herramienta que refleja el estrés de los conductores.

Es una historia de todos los días, principalmente a la hora peak en las grandes ciudades de nuestro país. Y es que a eso de las 18:00 horas, cuando todos los trabajadores se disponen a salir de regreso a sus casas, se encuentran con que todos se han volcado a las calles por la misma razón. Ahí es cuando de un momento a otro, las bocinas comienzas a entonar un molesto coro de ruido y estrés, acabando con la paciencia de los transeúntes y de los mismos automovilistas.

Si bien la Organización Mundial de la Salud considera que el límite superior deseable de ruido es de 70 decibeles (dB), la normativa internacional considera un máximo de 110db, lo que supera ampliamente los 30db que se estipulan como el ideal para el descanso del oído. Incluso, si se piensa en la posibilidad de perder paulatinamente la audición, las personas expuestas a niveles de ruido superiores a 70db, son las más susceptibles.

Tomando en cuenta que sólo el tránsito urbano expone al ser humano a 90db, es posible comprender la seriedad del tema, más aún,  cuando la hora del taco se vuelve invivible para millones de personas que transitan a pie o en sus vehículos.

La Ley de Tránsito 18.290 de Chile, establece que, exceptuando los vehículos de emergencia,  “los demás vehículos podrán hacer uso de sus elementos sonoros, por excepción, para prevenir un accidente y sólo en el caso de que su uso fuere estrictamente necesario”.

Además de tener consideración por no producir contaminación acústica, también es bueno considerar el deterioro de la bocina del vehículo. Según Patricio González, docente de Mecánica Automotriz en DUOC UC de Concepción, “por ser un elemento mecánico sometido a vibración, el desgaste se produce por el uso”. En el caso de querer arreglar una bocina, el especialista asegura que “no recomiendo intervenir estos elementos debido a que no existen ajustes que se le puedan realizar”.

La buena noticia es que las bocinas se pueden encontrar en el mercado desde lo $5.000, lo que hace muy fácil su reposición. Además del cuidado de tu auto, te invitamos a:

  • Contribuir con la disminución de la contaminación acústica, utilizando el claxon de tu vehículo sólo en casos de emergencia.
  • Recordar que el abuso de la bocina deteriora su funcionamiento.
  • Utiliza la bocina cuando sea realmente necesario, la reacción ante un sonido muy fuerte, también puede provocar un accidente de tránsito.

Los daños que puede sufrir nuestro vehículo, siempre se transforman en un gasto adicional. Por eso es conveniente que contrates el mejor seguro para tu automóvil enwww.consorcionline.cl

Escrito por: carolina.garrido

Artículos relacionados



Comenta este artículo

Para comentar este artículo conéctate con tu red social favorita o regístrate con tu cuenta de correo electrónico.